Cosecha de Agua en Jalapa
1 abril, 2011
Problemas de almacenamiento
Problemas de almacenamiento
19 abril, 2011
Mostrar todos

EL MANEJO AGRONÓMICO DE ALTA PRECISIÓN Y SU IMPLEMENTACIÓN EN NICARAGUA

En 2004, la Asociación Nicaragüense de Arroceros (ANAR), en colaboración con el Fondo Latinoamericano de Arroz de Riego (FLAR) y el Fondo Común para Productos Básicos (CFC), realizó un diagnóstico de la actividad arrocera en las principales zona productivas de arroz en nuestro país, con el objetivo de identificar los factores que limitaban los rendimientos y/o productividad del cultivo.

Los principales resultados obtenidos en este Diagnóstico fueron:

  • Disminución acelerada de los rendimientos, debido al uso excesivo del fangueo, lo cual provoca que las maquinarias causen la perdida de piso o suelos “desfondados” y exista mayor posibilidad de volcamiento del cultivo.
  • Ineficiente uso de fertilizantes, principalmente con la modalidad de aplicaciones del Nitrógeno.
  • Prácticas ineficientes de control de malezas, con dependencia de las aplicaciones tardías de herbicidas de post emergencia muy costosas.
  • Deficiente manejo del agua irrigada que no estaba siendo utilizada como suplemento químico al control de malezas y al mejoramiento de la eficiencia del fertilizante.
  • Uso excesivo de agua de irrigación, al tener mala nivelación los campos.
  • Ataques periódicos de chinches (Oebalus spp), especialmente en la zona de Malacatoya.
  • Indefinidas fechas de siembra. La mayoría de las siembras se realizaban en cualquier época del año.

Al finalizar el estudio, ANAR en conjunto con el FLAR, propusieron a través de una estrategia de Transferencia de Tecnología, un manejo agronómico de precisión en el cultivo del arroz para mitigar las limitantes encontradas en el Diagnostico. Este manejo propone seis Puntos claves que, cuando son aplicados con precisión y de una forma integrada, permiten la obtención de incrementos sustanciales en los rendimientos.

Después de seis años de estar impulsando este Manejo de precisión, aunque se han obtenido avances en términos de rendimientos, no se ha logrado la adopción de los Seis Puntos claves en su totalidad, debido a limitaciones de equipos, maquinaria agrícola, capacidad de secado, disponibilidad de agua, oferta de semilla, precios internacionales, compromisos financieros con la banca, así como también a que no se ha contado con un eficiente y constante plan de transferencia de tecnología que involucre a todas las instituciones públicas y privadas que trabajan en la investigación y desarrollo del cultivo del arroz en Nicaragua.

Desafortunadamente en nuestro país, las medidas preventivas no son tomadas en cuenta con la importancia económica que representan, sobretodo en la actividad agrícola, siendo generalmente sustituidas por prácticas de “economía mal entendidas” que al final obligan al productor a aplicar medidas correctivas basadas en controles químicos costosos, limitando de esta manera la rentabilidad de la actividad productiva.

Según expertos en el Manejo del Cultivo, tanto Agrónomos, como fitotopatólogos recomiendan el Manejo de Precisión como alternativa para el control de plagas y/o enfermedades del arroz que se están presentando con mayor incidencia actualmente en nuestro país, tal es el caso del Acaro “Steneotarsonemus spinki” y la Bacteria “Burkholderia glumae” que ha causado “alarma” en productores y técnicos, que basados en las condiciones agro meteorológicas que predominaron en el mes de Noviembre 2009 y la sintomatología presentada por el cultivo han inferido la presencia de la misma.

En conclusión, podemos decir que los seis puntos claves de tecnología en el arroz están basados en el Manejo de Precisión, es decir, la aplicación de un insumo o el desarrollo de una acción de manejo en el momento adecuado.

Los altos rendimientos y una mayor eficiencia en la producción, son el resultado del Manejo de Precisión.

Los seis puntos claves impulsado en el Manejo de Precisión deben ser aplicados integralmente. Si el productor realiza una o dos practicas aisladas, omitiendo las otras, los resultados pueden ser negativos.

El éxito del Manejo con Precisión no recae solamente en la implementación de los seis puntos claves, sino también en otros factores como la planificación, organización, disponibilidad adecuada de agua de riego y fundamentalmente, la buena nivelación de los campos.